FESTIVAL

JUNIO

CENTRO CULTURAL MIGUEL ÁNGEL ASTURIAS

Este Festival surgió en el año  2005 y  se institucionalizó mediante el Acuerdo Ministerial 701-2009.  La idea,  original de la Arq. Julia Vela Leal, fue celebrarlo durante el mes del aniversario de la fundación de la obra arquitectónica del maestro Efraín Recinos,  la cual ostenta el nombre de Centro Cultural “Miguel Ángel Asturias”, en honor del Premio Nobel de Literatura 1967.

El objetivo del Festival de Junio es propiciar, promocionar y difundir las diferentes expresiones de los grupos artístico-culturales de Guatemala, así como de entidades extranjeras que deseen sumarse a las propuestas locales;  y ofrecer así, un panorama amplio y diverso dentro de la dinámica de proyección integral del citado Centro Cultural.

Año con año,  la Administración del Centro Cultural convoca a los grupos interesados en participar en el Festival.  Los eventos seleccionados para integrarse a este movimiento cultural  han demostrado ser sobresalientes en su género. Muchas son  innovadoras e interesantes y también las hay tradicionales que no pueden faltar en éste magno evento.

SOBRE JULIA VELA LEAL

El Festival de Junio es obra de todos

Fue durante su gestión como Directora del Centro Cultural “Miguel Ángel Asturias”, cuando  Julia Vela Leal inició este movimiento de arte que es el “Festival de Junio”;  el cual ha logrado  que el complejo cultural trascienda no sólo como un conjunto de salas de alquiler para espectáculos u otros eventos, sino para elevar su categoría  artística y proyectarlo como generador de manifestaciones culturales de alta calidad. 

En ese contexto, la Arq. Vela Leal creó el “Galardón Efraín Recinos” como un reconocimiento permanente a los artistas que, al igual que el maestro Recinos han hecho importantes aportes a la cultura de Guatemala.

La Arq.  Vela comparte sus vivencias de cómo nace la idea de hacer un festival:  “la idea se concibe al ver la necesidad de que al menos durante un mes, el Centro Cultural    establezca su propia   programación; y al mismo tiempo autofinancie sus espectáculos;  que no sea   una sala de alquiler, sino que se eleve su categoría”.

“Muchos  -agrega la Arq. Vela- fueron los colaboradores del Centro Cultural: un amplio equipo de trabajo,  que con ahínco y dedicación dieron vida al Festival y así festejar,  año con año,   la creación de ésta belleza arquitectónica que aún no  terminamos de admirar”